miércoles, 5 de septiembre de 2012

El hambre diabético


Si algo caracteriza a la mayoría de los diabéticos es la continua sensación de hambre que tienen. Pero para colmo de males y como todos ellos saben si algo forma parte de su tratamiento es el control de la alimentación. Y nos guste o no, no podemos comer todo lo que nos gustaría cuando nos gustaría. Es cierto, que con los nuevos tratamientos las cosas han mejorado mucho. Las insulinas ultrarrápidas cuya actuación empiezan a los 10 minutos de ser inyectadas nos han facilitado mucho la posibilidad de comer azúcares de rápida absorción, lo que ha hecho la delicia de los más golosos.


Asimismo, las bombas de insulina con sus bolus duales o cuadradados han posibilitado también la ingesta de pizzas y grasas de absorción lenta en mayores cantidades. Pero, no nos equivoquemos, todo esto por mucho que nos flexibilice la alimentación, NUNCA nos permitará comer lo que nos de la gana, cuando nos de la gana y en la cantidad que nos de la gana.


Como decía al inicio, ese control de la alimentación es contrapuesto a la sensación física y mental de "hambre" que tiene el diabético durante todo el día. Hambre mental en el sentido que todo lo prohibido ya te genera "ir contracorriente" y cuando te dicen que no puedes hacer algo te dan más ganas de hacerlo. Aunque ahora, con el plan por raciones la alimentación del diabético ha cambiado mucho.


Digo física, en el sentido que, el diabético siempre tiene hambre por un motivo u otro. Si tiene una hipoglucemia sus células están faltas de glucosa, de alimento y, en consecuencia, a nivel físico devoras y tienes que hacer reales esfuerzos para no comerte una "vaca rellena de pajaritos" y optar por la fruta o el zumo natural, en lugar de por el bollycao y la palmera de chocolate, cuyo efecto rebote e hiperglucemiante sabemos que será mucho peor y contraproducente para nuestra salud.


Si tenemos una hiperglucemia, significa que nuestra concentración de glucosa en sangre es elevada, con lo cual, nos está faltando la energía que nuestras células necesitan para realizar sus actividades normales. Consecuentemente, volvemos a estar hambrientos porque nuestra nuestras células nos vuelven a pedir comida. En esta ocasión, tenemos que volvernos a controlar otra vez porque si tenemos el azúcar alta en sangre no podemos añadir más comida para que suba aún más.


Tan sólo estaremos "tranquilos" cuando estemos en normoglucemia y esto también es muy relativo porque como seamos de picoteo o de pagar nuestros problemas de ansiedad con comida, el autocontrol está nuevamente amenazado. Por tanto, hambre, hambre y más hambre es una de las sensaciones casi continuas con las que tiene que lidiar un diabético y el autocontrol, una vez más, su cuerda de equilibrista sobre la que caminar.


No obstante, con una buena educación, firmeza, seguridad en ti mismo, autoestima, confianza, y buenos apoyos todo se puede conseguir en esta labor diaria del autocontrol diabético.

10 comentarios:

  1. Me siento muy muy muy identificada!!gracias!

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti Gemma por leerme. Creo que esta sensación la tenemos todos y es de lo más difícil de lidiar, al menos para mi. En fin te dejo que voy a comer algo, jajajaj.
    Un beso y ánimo!

    ResponderEliminar
  3. Vaya,por fin,en pocas palabras,entendí lo que era la diabetes!"Si tenemos una hiperglucemia, significa que nuestra concentración de glucosa en sangre es elevada, con lo cual, nos está faltando la energía que nuestras células necesitan para realizar sus actividades normales. Consecuentemente, volvemos a estar hambrientos porque nuestra nuestras células nos vuelven a pedir comida. En esta ocasión, tenemos que volvernos a controlar otra vez porque si tenemos el azúcar alta en sangre no podemos añadir más comida para que suba aún más"

    ResponderEliminar
  4. Si, a mi me pasó lo mismo...Gracias a este post entendí la ansiedad k siento a veces y k me hace sentir fatal...Pensaba k eran los nervios, k seguro k tb, xo se agradece este tipo de información!!
    un besazo y felicidades x el blog

    ResponderEliminar
  5. Gema, yo llevo 17 años siendo diabética y al principio, no entendía la mitad de las cosas que me ocurrían. Con el tiempo, comprendía que todo era normal dentro de esta condición de vida de ser diabética y que no hay que desesperarse absolutamente por nada. Habrá veces que te encuentres mejor, otras peor, unas más esperanzada y otras menos pero siempre hay que seguir adelante y aprendiendo cada día.
    Un besos y aquí estamos conectadas por la blogoesfera y por la DB.
    PD: A mi tb me gusta mucho tu blog, te intenté hacer un comentario pero no pude porque el sistema no me lo permitió. Así que como suelen decir los ingleses....Keep Going

    ResponderEliminar
  6. Hola, Rosario, acabo de descubrir tu blog, el cuál me parece muy interesante, asi que con tu permiso me quedo por aqui como seguidor, y también te dejo el enlace de mi nuevo blog por si tu o alguno de tus seguidores quereis echarle un vistazo. Un saludo

    http://unadiabeticaenlacocina.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, muchas gracias Dimanse y encantada de que me sigas, yo tb te seguiré pues soy un desastre en la cocina y creo que me aportarás muy buenas ideas :)
      Un abrazo y nos seguimos mutuamente,

      Rosario

      Eliminar
  7. La sensación de hambre es una tortura y peor teniendo para comer lo que quieras. Hace 15 años que soy diabético. A veces pierdo hasta las ganas de vivir, porque vivís haciendo dieta, utilizas los mejores medicamentos que las obras sociales no cubren... Y nada alcanza para regular la glucemia. Tendría que estar tres horas por día el gimnasio para lograr un resultado y vivir comiendo lechuga.

    ResponderEliminar
  8. La sensación de hambre es una tortura y peor teniendo para comer lo que quieras. Hace 15 años que soy diabético. A veces pierdo hasta las ganas de vivir, porque vivís haciendo dieta, utilizas los mejores medicamentos que las obras sociales no cubren... Y nada alcanza para regular la glucemia. Tendría que estar tres horas por día el gimnasio para lograr un resultado y vivir comiendo lechuga.

    ResponderEliminar
  9. Si,como dice tu Bloc Aceptando la Diantres, mi hija de 21(desde 11años) todavía no lo acepta pq me lo dice,se q es difícil y pasa por todo eso de hambre sociedad, seguiré luchando con ella espero a se le haga más facil

    ResponderEliminar